Por qué tus hijos deben aprender a montar a caballo

Por qué tus hijos deben aprender a montar a caballo

Os dejamos un artículo muy interesante para todos los amantes de este deporte con autoría de “demicasaalmundo, aprendiendo a vivir cada instante” sobre el porqué los niños deberían aprender a caballo:

———————–

Si le preguntas a tu hijo/a si le gustaría aprender a montar a caballo, estoy convencida de que te dirá que sí, que le encantaría.

Los niños  se sienten atraídos por los caballos. La mayoría sueña con montar en uno y vivir aventuras sin fin. El poder y libertad que da un caballo es algo excepcional. Y por otra parte, los estudios demuestran que los caballos tienen un efecto muy positivo en los niños. 

Por eso, ofrecerles la oportunidad de que puedan hacerlo, es algo que va mucho más allá de brindarles una actividad divertida o de ocio.

Como madre, he podido observar maravillada los cambios en Sunflower cada vez que monta a Conguito, su poni preferido. Comenzó a ir a clases, no muy regulares, desde hace algo más de un año. Y su evolución, en muchos aspectos (contacto con el animal, equilibrio, coordinación, autonomía, confianza…), ha sido sorprendente.

Pero el otro día tuve la oportunidad de charlar un rato con Sergio Bruel, el director del Pony Club Son Granada-Maioris (en Mallorca) al que asistimos, y me quedé asombrada de los increíbles beneficios, algunos exclusivos, que ofrece la equitación infantil.

Después he investigado un poco y mi asombro ha ido creciendo más y más.

Todos los niños deberían tener la oportunidad de beneficiarse de esta actividad  y hoy te cuento por qué.

Y si piensas que se trata de un deporte elitista y demasiado caro, puedes ir quitándote esa idea de la cabeza. La equitación infantil está al alcance de casi todos los bolsillos.

Las clases en grupo a las que asiste Sunflower en el Pony Club nos cuestan 10€. No podemos ir todas las semanas, nos gustaría (y a ella mucho más), porque el club está a más de 70 km de casa y nos supone demasiado tiempo de desplazamiento, ¡ojalá lo tuviésemos más cerca!

¿Qué es un Pony Club?

Es una escuela de equitación para niños con caballos pequeños, ponis.

Los niños a partir de 2 años ya pueden empezar a tener contacto con estos animales: el calor del animal, la piel, el olor,… son un montón de sensaciones estimuladoras y naturales que favorecen su desarrollo psicomotor.

En el Pony Club al que asistimos se desarrollan una serie de talleres y actividades según la edad de los niños.

De 3 a 6 años se hace un taller con la colaboración de los padres.

Es lo que hace Sunflower. En estas sesiones se trabaja contacto y respeto del poni, equilibrio, balance del cuerpo, lateralidad. Se empieza a practicar también la dirección y el trote. Los conceptos básicos para que el niño vaya desarrollando aptitudes diferentes.

Además todas las clases las acabamos con un paseo por el bosque muy agradable.

Desde los 5-6 años los niños  ya pueden asistir a las clases solos. Trabajan equilibrio, trote, dirección y  según su edad y evolución, empiezan a pasar niveles: Galope I, II, III.

Lo más importante es que las sesiones no consisten en montar y aparcar el animal, también se va desarrollando una responsabilidad del bien hacer, creando una necesidad de cuidar al animal.

Los niños saludan y cepillan a los animales antes de cada clase. Después preparan la montura y los estribos y aprenden todo lo relacionado con ellos; a nombrar las partes del cuerpo del caballo, los elementos para su aseo y cuidado, saben que viene el veterinario, el herrador para hacerles los cascos,… Esto es lo que permitirá que su afición crezca.

¿Cuáles son los beneficios de montar?

Según la edad, hay diferentes beneficios, pero con toda la información que he reunido, he resumido 7 razones por las que tus hijos/as deberían empezar a montar a caballo: 

(1) Sensaciones únicas que se quedan guardadas en el disco duro del niño/a

Montar a caballo ofrece el desarrollo de sensaciones que no se pueden experimentar en ningún otro deporte, ni de ninguna otra manera. 

Para que te hagas una idea, solo con el movimiento del trote, se mueven más de 100 músculos a la vez. Y las sensaciones del galope, o del salto, son todavía más diferentes y potentes.

Es tan poderoso este estímulo, que en un momento de desarrollo tan importante como es el primer septenio de vida, se crean una serie de conexiones neurológicas, una huella, que no se puede volver a experimentar igual en otro momento evolutivo.

Por eso todos los niños deberían tener la oportunidad de experimentarlo, de probarlo, independientemente de su situación física y de si después desarrollan afición por la equitación o no. Pero es un punto de inicio para estimular y desarrollar un montón de aptitudes.

(2) Mejora la autoconfianza, la autoestima, la empatía y se desarrolla un sentido de libertad. 

El contacto con el animal proporciona autonomía, además ayuda a superar temores y obstáculos, lo que provoca una gran satisfacción personal que eleva la autoestima y equilibra el comportamiento.

(3) Ayuda a mantener la calma.

Un estudio de la universidad de Washington ha demostrado que los niños y adolescentes que tienen la oportunidad de estar en contacto con caballos tienen la hormona cortisol (del estrés) mucho más baja que el resto. Son niños más calmados, que interpretan mejor los factores estresantes. No se alteran tan fácilmente y esto en un futuro les protegerá de sufrir ansiedad o depresión.

(4) Mejora  las habilidades sociales y de liderazgo.

Como suelen hacerse clases grupales, con otros niños, se crea una especie de simbiosis en las que uno está pendiente del otro, es un deporte social.

(5) Enseña responsabilidad

Como te he comentado antes, los niños aprenden sobre el cuidado y el aseo del caballo, la manipulación y la interacción con él, de manera que cultivan esa responsabilidad, que después puede extenderse hacia otros aspectos de su vida.

(6) Te conecta con el aquí y el ahora

 Los expertos están de acuerdo en que hay algo en la energía de estos animales, en su mirada suave, que cambia a las personas. Por su conectividad y cercanía, los caballos te conectan con el momento presente, con el aquí y el ahora, aumentando el nivel de consciencia. Es una cualidad mágica y conmovedora que poseen. ¡Y muy necesaria!

(7) Es muy saludable y en contacto con la naturaleza

Es una actividad divertida muy saludable, que les ayuda a mantenerse sanos y activos. Además permite realizar ejercicio físico al aire libre, en contacto con la naturaleza. Y físicamente, mejora el equilibrio y la coordinación.

Aunque yo no soy muy entusiasta de las actividades extraescolares para los niños, pues pienso que al final se convierten en una obligación y una prolongación de la escuela, esta actividad, al igual que la psicomotricidad vivencial, sí que la recomiendo mucho. Creo que es una oportunidad increíble para que nuestros hijos experimenten unas sensaciones únicas, permitiéndoles crear conexiones profundas y naturales con ellos mismos gracias al contacto con los caballos.

Muchas gracias a Sergio Bruel por contestar mis preguntas e inquietudes y si eres de Mallorca y te interesa que tus hijos asistan a sus clases, puedes encontrarlo aquí.

 

Hay algo en el exterior de un caballo que es bueno para el interior de un hombre. – Winston Churchill

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *